Lasse Svan Hansen

''Río es mi principal objetivo este año. Estoy poniendo todos mis esfuerzos para ganar esa carrera.''

ラッセ・スバン・ハンセン

Road to Rio

Javier Gómez Noya recuerda los inicios de su pasión por el triatlón y cómo los malos momentos en su carrera le han ayudado a ser mejor. Una trayectoria repleta de éxitos que puede completarse con el oro olímpico en los Juegos de Río 2016, lo único que le falta a su brillante palmarés. 

    MIZUNO: ¿Cómo te convertiste en triatleta? ¿Qué es lo que te fascina de este deporte?

JGNEmpecé por la natación. Cuando era niño entrenaba y competía con el equipo de mi ciudad, Ferrol. Yo compartía piscina con triatletas del momento. Ellos sabían que no era como el resto de nadadores. A mí también me gustaba correr e ir en bicicleta. Un día me animaron a probar el triatlón con ellos, cuando solo tenía 14 años. Desde entonces me fascinó. Me lo ha dado todo: mis amigos y una vida profesional. Es un estilo de vida porque, al final, le dedico casi todo mi tiempo desde que me despierto hasta que me voy a dormir. Estoy en deuda con el triatlón. 

MIZUNOA mucha gente le cuesta tener la motivación suficiente para hacer una sola disciplina. En tu deporte tienes que afrontar tres: nadar, correr e ir en bicicleta. ¿Necesitas entrenar tres veces más duro? ¿Dónde encuentras la motivación?

JGN: Siempre he pensado que entrenar en tres disciplinas te recompensa más que entrenar solo en una. Obviamente es muy exigente, pero prefiero hacer una sesión diaria de cada disciplina en lugar de centrarme solo en una de ellas. Mi motivación me surge de manera natural. Los triatlones son mi pasión y se convirtieron ya hace años en mi trabajo. Me siento afortunado por ello. 

MIZUNO: Participas en muchas competiciones a lo largo del año y viajas mucho. Descansar bien también es clave, ¿verdad?

JGN: Sí, por supuesto. Viajar es uno de los factores clave que tienes que cuidar a la perfección. De lo contrario puedes acabar lesionado. Los vuelos, los aeropuertos y el jetlag contribuyen a aumentar el cansancio. Por eso hay que controlarlos muy bien.  

MIZUNO: Te han quitado la licencia hasta en dos ocasiones. ¿Dónde encontraste la fuerza y las ganas para luchar ante tales acontecimientos?

JGNEn ese momento era solo un chaval que quería hacer lo que me gustaba. No pensaba en convertirme en un campeón mundial, ganar carreras... Disfrutaba entrenando igual que lo hago ahora. Cuando me lo comunicaron fueron momentos muy duros y difíciles de sobrellevar. El apoyo de mi familia y de mis amigos fue muy importante para superarlo. Mirando atrás, las situaciones difíciles que he vivido en mi carrera me han ayudado a ser más fuerte mentalmente. 

MIZUNO: Cuando pensamos en Copacabana y en Río de Janeiro a todos se nos vienen a la cabeza las playas, los carnavales y la diversión. Seguro que a ti no te ocurre lo mismo...

JGN: Yo también pienso en Copacabana, pero de una forma diferente (risas), porque allí será donde se dispute la prueba de triatlón de los Juegos Olímpicos. Río es mi objetivo principal para este año y me estoy preparando a conciencia. Últimamente esa palabra, “Río”, me rodea. La escucho demasiado. Todo el mundo me la recuerda, animándome para la preparación de la carrera y para el día de la prueba. Entonces es cuando vuelvo a comprobar que los Juegos Olímpicos son otra cosa, algo diferente que interesa a gente que no tiene un interés especial en el deporte.

MIZUNO: ¿Cómo estás preparando la cita olímpica? ¿Has hecho cambios con respecto a la preparación que hiciste para los Juegos de Londres 2012?

JGN: Esta vez voy a competir menos antes de los Juegos Olímpicos. El recorrido en Río será distinto al de Londres. El tramo en bicicleta tendrá pendientes importantes. Eso, unido a la humedad y al calor, hará que la carrera sea diferente. El ritmo no será tan rápido como en Londres debido a la exigencia del recorrido en bici. Tendré que estar muy sólido en las tres disciplinas si quiero ganar la carrera.

MIZUNO: ¿Tienes alguna rutina previa a la carrera preparada para una competición tan importante como la de Río?

JGN: Mi trabajo previo a las carreras es siempre el mismo. Me gusta nadar, ir en bicicleta y correr un poco antes de cada carrera y siempre hago la última comida cuatro horas antes del comienzo. 

MIZUNO: Imagínate en la línea de salida en Río. ¿Qué tendrás en la mente?

JGN: Tendré que estar muy concentrado en el primer tramo, el de natación. En triatlón puedes perder la carrera antes de llegar a la primera boya. Si no estás bien colocado o no llevas un buen ritmo, la carrera puede romperse y las opciones de medalla se esfuman.

MIZUNO: Has ganado casi todos los títulos internacionales importantes a excepción del oro olímpico. ¿Es este tu último objetivo? ¿Qué vendrá después?

JGN: No sé qué vendrá después de Río. Si mantendré el foco en la distancia olímpica o si optaré por la larga distancia. Sinceramente no lo sé, ni es algo en lo que esté pensando ahora mismo.

MIZUNO: ¿Qué te viene a la mente cuando escuchas nuestro eslogan "Never Stop Pushing"? ¿Qué significa para ti?

JGN: Me siento totalmente identificado con este eslogan. Así es como entiendo el deporte. No va solo de competir. El entrenamiento diario es lo más importante. Obviamente no puedes dar el 100% en cada sesión, pero creo y confío en que el trabajo día a día y el sacrificio es lo que te conduce al éxito, empezando desde que me levanto a las 6 de la mañana. Si no sufres no ganas.